Slow Travel en Andorra

SLOW TRAVEL EN ANDORRA

Una filosofía que aboga por integrarse en el lugar de destino, comunicarse con sus habitantes y formar parte de sus costumbres, por eso en hotel París, animamos a nuestros clientes a divertirse y disfrutar de unas vacaciones totalmente diferentes y relajantes.

El Movimiento Slow (despacio en inglés), nacio en los años ochenta como reacción a un ritmo de vida trepidante. Dicho movimiento, recupera el placer de vivir sin prisas, disfrutando de la riqueza que supone la diversidad de los pequeños placeres de la vida. Esa filosofía se ha trasladado al turismo con el llamado slow travel y la creación de slow cities.

El primer ámbito que se centró el movimiento Slow fue el de la alimentación, contraponiendo el slow food al fast food: alimentos de calidad, con denominación de origen, bien cocinados y acompañados por un buen vino y una presentación agradable y cuidada.

Otra clase de la filosfía Slow es la defensa de la diversidad en las costumbres, la gastronomía, el folklore, la lengua….

El objetivo del viaje no es visitar una ciudad o zona sino descubrirla, conocerla, disfrutarla e integrarse en ella. Para ello es imprescindible no tener prisas: elegir un destino que sea viable conocer bien los dias de los que disponemos, no marcarse metas cuadriculadas y atreverse a imporvisar. Una máxima de este espíritu es disfrutar tanto del viaje como del destino, es decir, elegir el tren para contemplar el paisaje o la bicicleta para fundirse con él. De ese modo se evita el avión y la obsesíón de hacer en coche el máximo número de kilómetros por hora sin permitirse parar en los pueblos agradables que se encuentren por el camino