Ruta del Románico Andorrano

Ruta de Arte Románico Andorrano

Ruta del Arte Románico En Andorra

Uno de los principales atractivos culturales del Principado de Andorra y por lo que es mundialmente famoso, son las construcciones románicas. Tenemos bastantes iglesias del más puro esti

lo románico que mucha gente viene a visitar.

Nos orgullecemos de tal tesoro cultural y arquitectónico. Así hemos preparado este resumen sobre este Arte recopilándolo de otras páginas web.

Si desean realizar estas rutas, podemos organizarselo con guías especializados.
Para Mayor Información sobre la Organización de Visitas de la Ruta Románica de Andorra, contactar con la Recepción del Hotel.

” 1.- Conceptos fundamentales y elementos característicos del Arte Románico de Andorra

La arquitectura románica andorrana se caracteriza principalmente por una carencia de edificios monumentales. Este hecho no nos ha de extrañar en absoluto si nos situamos en el momento histórico en que se produce la eclosión del estilo románico y su llegada a los valles andorranos. Los centros de poder se encontraban fuera de los valles: La Seu d’Urgell, Castellciutat, Castellbó, Foix, etc., como también los estaban los principales centros de creación artística del momento: Ripoll, Vic, Girona, Barcelona, Toulouse, Cluny, etc.

Otro factor determinante en la caracterización del románico de Andorra es su peculiar orografía de alta montaña, con un entorno salvaje y hostil y con una vías de comunicación precarias que no permitían la llegada de grandes influencias a su territorio. También determinará la naturaleza de sus construcciones la población, dispersa en pequeños núcleos de habitación o en masías aisladas, que no requieren grandes edificios para su uso comunal. Como resultado de todo ello nos encontramos con una arquitectura típica de zonas de alta montaña, de difícil acceso y alejadas de los grandes centros urbanos, económicos, políticos, culturales y artísticos.

La arquitectura románica de Andorra tiene muchos puntos en común con la que encontramos en otros lugares y parajes de las vecinas comarcas del Pallars Sobirà, Alta Ribagorça, Vall d’Aran, del Pirineo Aragonés, etc.

Se caracteriza por la utilización de materiales autóctonos como la piedra pómez, la pizarra, la piedra calcárea, las maderas, etc.. Este hecho tiene una cierta importancia dado que siempre se ha considerado que la falta de escultura monumental en el arte románico andorrano se debe precisamente al uso de estos materiales pétreos autóctonos que no son aptos para esculpir imágenes o figuras. Es esta una verdad incompleta, ya que hemos de pensar que en los condados catalanes, a los cuales pertenecía Andorra, existía una importante tradición de lombardo, del cual es un magnífico ejemplo la catedral de la Seu d’Urgell.

Como es lógico las pequeñas comunidades que conformaban las parroquias de los valles andorranos no tenían necesidad de grandes templos. Es por esta razón que la mayoría de iglesias románicas andorranas son pequeñas y en algunos casos no pasan de ser sencillas capillas.

Por lo general presentan nave única de salón con ábside, semicircular o trapezoidal, orientado como es habitual hacia el Este. Suelen tener pocas aberturas, hecho por otra parte nada extraño en construcciones modestas en donde la calidad de los materiales y la capacidad de los maestros de obra no permiten demasiadas alegrías constructivas. La puerta de acceso al interior del templo acostumbra a encontrarse emplazada en el muro sur de la nave, protegida por un sencillo pórtico o porche de madera y un recinto cerrado, o sagrera, con un pequeño muro de piedra. No es en absoluto extraño encontrar adosado al exterior de la nave un campanario de torre, en la mayoría de los casos de planta cuadrangular y de estilo lombardo.

Esta tipología arquitetónica que responde a la necesidad de aplicar una liturgia y adaptada a una construcción de dimensiones reducidas, tiene también un marcado sentido práctico que no debemos obviar y que en muchas ocasiones, los libros que trata de arquitectura no recogen con suficiente amplitud.

Una iglesia rural, además de cumplir sus funciones como recinto sagrado (misas, oficios, liturgios, bautizos, entierros, procesiones, etc.), sirve también como centro de reunión de la comunidad. En ella se da cita el consejo del pueblo, se realizan los trueques entre pastores, ganaderos, agricultores, artesanos, etc. Es por esta razón que encontramos el recinto cerrado alrededor del templo, puesto que permite mantener a buen recaudo el ganado, caballerías, etc. También por esta misma razón, entre otras, se encuentra el pórtico sur de la nave, ya que éste es el sitio más soleado y por tanto más acogedor del exterior del templo. Pero no hemos de olvidar nunca que su principal función es sacra, donde se celebran diversos actos litúrgiocos o representaciones de teatro mediaval (ver: El retaule de Sant Ermengol, de la catedral de la Seu d’Urgell, o les Homilies d’Organyà, de Santa María d’Organyà).

El campanario era, además de la construcción destinada a acoger las campanas, una auténtica atalaya. También se utilizaba como medio para transmitir notícias o mensajes (incendios, ataques, etc.). En este sentido es especialmente interesante comprobar como, en la mayoría de los casos, los campanarios tienen, dentro de su campo visual los campanarios de las iglesias colindantes.

Otra de las características de la arquitectura románica andorrana es la presencia de obras de influencia lombarda en un número elevado y significativo. Dentro de este apartado merecen nuestra atención los campanarios lombardos de Sant Joan de Caselles, Sant Climent de Pal, Santa Eulàlia, Sant Miquel d’Engolasters…. y muy especialmente el campanario circular de Santa Coloma.

En las iglesias románicas de los valles andorranos encontramos una importante muestra de pintura mural y todo nos hace pensar que también debió existir una interesante pintura sobra tabla. Esta pintura, que como en el caso de la arquitectura, se encuentra muy apartada de las producciones de los grandes maestros, conforma, a pesar de ello, un importante grupo que merece ser estudiado de manera más profunda.”

Esta introducción sobre las características peculiares que tiene el Arte Románico Andorrano, ha sido publicado en esta web http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/contextos/6192.htm donde puede encontrar más información.

2.- Los principales edificios y monumentos del Románcio en Andorra

2.1 Sant Joan de Caselles

Se trata de uno de los más populares ejemplos de la arquitectura románica andorrana. Se encuentra en el antiguo camino de Canillo (hoy Carretera General 2, en dirección a Francia). Iglesia poco documentada en época mediaval, conservamos, no obstante, documentos relativos a la población de Canillo en las Concordias de los años 1162 y 1176. El primer documento que hace referencia expresa a la iglesia se encuentra en una visita pastoral del arzobispo de data del año 1312. En ella se precisa que la iglesia de Sant Joan de Caselles está bajo la custodia del rector de la iglesia parroquial de Canillo.

El templo de Caselles presenta una sola nave rectangular con ábside semicircular con ventana de doble derrame, construido con posterioridad a la nave.

En el lado norte de la nave se eleva el campamento de torre de planta cuadrangular, de estilo lombardo. Presenta tres niveles de ventanales, los dos superiores dobles. Actualmente se comunica con el interior del templo mediante un cuerpo rectangular, añadido, puesto que el campanario, en origen, era independiente del resto del templo.

Esta iglesia presenta, excepcionalmente, la puerta de acceso a su interior en el lado norte de la nave. La explicación de este cambio de emplazamiento, es muy sencilla: el lado sur del templo se levanta sobre el precipicio que cae directamente sobre el rio Valira de Oriente. De los dos pórticos que tiene la iglesia, el que ocupa el emplazamiento original es el del norte, que sirve de cobijo a la puerta; el segundo, a los pies del templo, fué añadido siglos después. La sagrera que rodeaba el templo y que aún podemos apreciar en tofografías no muy antiguas, fue desapareciendo a medida que se ampliaba la Carretera General núm. 2, que como hemos dicho comunicaba Andorra con Francia.

Durante la restauración del templo se encontraron la cabeza y otras piezas de estuco, que pertenecían a una figura de Jesucristo del mural de la Crucifixión que se encuentra en la pared de mediodía de la nave y que permitieron su reconstrucción.

El ábside está actualmente presidido por un retablo de estilo renacentista, obra del llamado Maestro de Canillo, dedicado a la figura de San Juan, patrón de la iglesia de Caselles.”

Información recopilada de
http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/monumentos/108.htm

“2.2 Santa Eulàlia d’Encamp

Como en el caso de Sant Joan de Caselles, no disponemos de notícia documental alguna de época medieval de la iglesia de Santa Eulàlia, pero si de la parroquia d’Encamp; en el año 952, se cita Encamp en el Acta de consagración de la iglesia de Castellciutat. El 23 de Junio de 1083, el conde Ermengol IV d’Urgell, realiza una donación en la que se cita otra vez Encamp. En 1312, con motivo de una visita parroquial, se comenta que la iglesia está desprovista de objetos litúrgicos y que antes que el obispo se quedara con los diezmos y las primicias, esta iglesia tenía dos capellanes en vez de uno.

El edificio actual es el resultado de diversas campañas constructivas, restauraciones y añadidos:

  1. 1. Nave y campanarios románicos de la primera mitad de siglo XII.
  2. 2. Ampliación de la nave por el lado oeste, en el siglo XVII.
  3. 3. 1924-1926. Substitución del ábside semicircular por el cuadrangular actual.
  4. 4. 1970: Restauración del campanario, según proyecto del arquitecto César Martinell i Brunet.
  5. 5. 1987-1989: Restauración y ampliación del templo. Urbanización del entorno. Proyecto del Estudio de Arquitectura Martorell, Bohigas y Mackay. Esta última intervención se llevó a cabo aún cuando los técnicos del Patrimonio Artístico Nacional del Gobierno de Andorra desaconsejaron la ampliación del templo.

En origen era una iglesia de una sola nave de salón rectangular, con ábside semicircular y campanario adosado en el muro sur de la nave. El pórtico, del cual desconocemos la feca exacta de construcción, aparece documentado por primera vez en el siglo XIV; puede que se trate del original, pero no con el aspecto que tiene hoy en día.

El elemento más significativo del templo es su esbelto campanario de estilo lombardo, de planta cuadrangular. Presenta tres pisos de ventanas geminadas enmarcadas por arcuaciones lombardas realizadas con piedra pómez. Es uno de los mejores ejemplos de campanario de estilo lombardo conservado en Andorra y el más alto de todos ellos. Por sus características se considera que fué construido dentro de la primera mitad del siglo XI.

Del interior del templo destacaremos la pila bautismal del siglo XII, realizada en granito y ornamentada con arcuaciones ciegas bajo las que aparecen sendas cruces, todo ello en relieve.

2.3 Castillo de les Bons

El conjunto fortificado de les Bons está formado por diversas construcciones de épocas diferentes, las cuales a excepción de la iglesia, se conservan en un estado más o menos ruinoso.
Actualmente el visitante puede contemplar una torre de defensa, algunos muros que probablemente pertenecían a la muralla, un depósito de agua y su canalización, dos palomares y la iglesia de Sant Romà.

De manera sorprendente no disponemos de notícias documentales sobre el castillo. Éste ha sido siempre relacionado con los Caboet, aunque no dispongamos de ninguna prueba que lo confirme. El documento más directo sobre alguna de las construcciones de Les Bons, de época medieval, es la acta de consagración de la iglesia de Sant Romà, del año 1164.

2.3.1. Edificios civiles y militares

El edificio principal del conjunto actual es la torre de defensa, conocida popularmente como la “Torre dels Moros”. Se accedía a ella por medio de un puente que se encontraba en el muro oeste, del cual sólo se conserva el arranque del primer arco. Presenta planta cuadrangular con un total de cuatro pisos en altura. Los muro están revocados y presentan aspilleras y matacanes en los pisos superiores. No tiene cimientos y se asienta directamente sobre la roca madre. El hundimiento de los muros sur y oeste se debió, probablemente a un desprendimiento de la roca.
Las otras torres que se conserva y que se supone que formaban parte del recinto amurallado, son las palomares de Rossell i Cotxa. La segunda, la de Cotxa, se comenzó a reconvertir en vivienda pero nunca se acabaron las obras. Su construcción es anterior al siglo XVII, como lo demuestra un grafito fechado en 1625 en donde aparece el nombre de Joan Rossell. Las aspilleras que se abren en sus muros podrían demostrar su pertenencia al castillo. Incluso la presencia de un festejador en un ventanal que da al sur no podría llevar a pensar en la torre del homenaje del Castillo.

La palomar de rossel, ya restaurado, se localiza muy cerca del depósito de agua. no presenta ningún elemento defensivo ni grafitos, hecho que dificulta en gran medida su datación.
El depósito de agua, conocido como “Baño de la Reina Mora”, se encuentra emplazado al noroeste del recinto. Se trata de un depósito de agua excavado en la roca y cerrado por un muro de piedras muy bien talladas y dispuestas en la cara interior para evitar posibles escapes de agua. Recoge las aguas procedentes del cercano rio de les Bons.

2.3.2. La Iglesia de Sant Romà

Es, con diferencia, el edificio mejor conservado de todo el conjunto. Perfectamente datado, puesto que disponemos del acta de consagración fechada el 23 de enero de 1164.
Se trata de una construcción de nav única con ábside semicircular orientado a levante. La nave está cubierta con bóveda de cañón que descansa sobre dos arcos fajones que reposan sobre semicolumnas adosadas a los muros. De estas columnas, las dos más cercanas a los pies de la nave son simplemente decorativas, puesto que los arcos descansan en realidad sobre dos ménsulas que se encuentran por encima de ellas.
La mesa del altar, en el centro del presbiterio, conservaba la lipsanoteca en la que se guardapa el acta de consagración.

La puerta de acceso al interior se encuentra a los pies del templo. A pesar de reformas no decorada con dientes de sierra original. Decoración que también encontraremos en la iglesia de Santa Coloma.

Sobre el hastial de los pies del templo se alza una potente espadaña con dos aberturas de medio punto para las campanas. Todo parece indicar que sobre el arco triunfal del presbiterio se encontraría una pequeña espadaña auxiliar. Exteriormente la decoración arquitectónica se centra en el ábside que presenta, además de arcuaciones y bandas lombardas, dos ventanas de doble derrame.

En conjunto y considerando todos los elementos que hemos descrito, creemos que la fecha de construcción del templo se corresponde con la del acta de consagración (hemos de tener en cuenta que la construcción del mismo sería inmediatamente anterior a la consagración, ya que ésta no se llevó a cabo hasta que el templo estuvo totalmente acabado o poco tiempo después).”

Se puede encontrar más información en esta web http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/monumentos/111.htm

“2.4.- San Martí de la Cortinada

Iglesia románica con profundas modificaciones y ampliaciones posteriores. Actualmente presenta nave única, de planta casi cuadrada, con capillas laterales y ábside cuadrangular. Hay que remarcar que, al ampliar el templo, se orientó la cabecera quedando la original románica a la derecha de la entrada actual.
en 1968 cuando se procedía a la restauración del tempolo se encontraron las pinturas murales románicas que decoraban parte del antiguo presbiterio románico. También se procedió a la reconstrucción del antiguo ábside semicircular románico, del cual sólo se conservaban los cimientos.

2.5.- Sant Climetn de Pal

La Primera noticia documental sobre el pueblo de Pal, la contemplamos en la Cortinada de 1162. El templo ha sido muy reformado con el paso de los siglos, pero conserva muchos elementos de la construcción original románica. De este período quedan el cuerpo de la nave y el campanario.

En 1312 aparecerá la primera notícia sobre la iglesia de Sant Climent. Era ésta sufragánea de la Massana, aunque tenía capellán propio. Fue la única iglesia que visitó el arzobispo de Tarragona, Galcerà Sacosta a parte de las seis parroquias tradicionales de Andorra.

Presenta el templo la típica nave única orientada hacia el este. El lado norte está ampliado con una serie de dependencias y capillas. Es aquí donde encontramos el campanario de torre con una planta cuadrada y pisos de ventanas geminadas decoradas con arcuaciones lombardas. Fué consruido probablemente entre los siglos XI y XII, aunque nos parece más correcto datarlo dentro del siglo XII. El ábside actual, cuadrangular, es del siglo XVII y sustituy al original románico. Se accede al interior de la iglesia a travé de una puerta que se encuentra en el muro sur de la nave, protegida por un pórtico. Conserva una pila bautismal del siglo XII y otra de la misma época en la sacristia que debería servir para guardar aceite; una reja de hierro procedente del cementerio ( siglos XI-XII ); dos cruces procesionales de madera policromada del siglo XII; y una figura de Nuestra Señora de los Remedios que responde a la tipología habitual del siglo XII.”

Puede encontrar el resto de información sobre lo arriba descrito en http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/monumentos/113.htm

y en http://www.dzoom.org.es/postp233305.html

 

“2.6.- Santa Coloma

Es una de las iglesias más antiguas de Andorra, ya que aparece citada en el acta de consagración de la catedral de la Seu d’Urgell (1040).
La estructura del templo presenta planta de nave única de salón rectangular, ábside cuadrangular orientado hacia el este, portada y pórtico en el muro sur de la nave y campanario de torre circular.

En los paños de muro de la nave se pueden apreciar unos travesaños de madera dispuestos horizontalmente que sirven para nivelar las hiladas de sillares irregulares y proporcionan más resistencia a la construcción. La cubierta, realizada con armadura de madera y los tejados con pizarra. El acceso al templo se realiza mediante una puerta de medio punto decorada con una sencilla arquivolta de dientes de sierra y una cruz de piedra sobre la clave.

En el lado sur de la nave se encuentra el pórtico, sencillo, y el campanario circular que probablemente es imitación del que se encontraba en el cercano monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles. Presenta ventanas germinadas con decoración lombarda. Su construcción puede fijarse en el siglo XII, siguiendo modelos del XI, probablemente inspirados en los campanilli de Ravenna.

En el interior, el arco triunfal es de medio punto ultrapasado, mucho más pequeño que el muro en el que se inscribe. Poseía un importante ciclo de pinturas murales románicas. Actualmente sólo se conserva in situ el Agnus Dei, sobre el arco triunfal. La parte más importante de este ciclo de pintura mural se conserva en el museo Prusiano Estatal de Cultura de Berlín. Los temas representados, que se encontraban en el ábside, son la Virgen, los apóstoles, Las Maisetas Domini y una paloma

En el interior del templo es de destacar la tallar de madera policromada de Nuestra Señora de los Remedios, del siglo XIII.”

Esta información que acaba de leer ha sido extraída de aquí http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/monumentos/114.htm

“2.7.- El Roc d’Enclar

Aunque no se trata de una obra estrictamente románica, introducimos este recinto fortificado y su iglesia por qué hasta hace muy poco se consideraba que pertenecían a este estilo.
Se encuentra sobre el pueblo de Santa Coloma, en la parroquia de Andorra la Vella. Parece ser que cuando Sunifred I, se hizo cargo de Andorra en el año 843, el castillo ya formaba parte de la red de fortificaciones y castillos que protegían los valles andorranos.

En 952, en el acta de consagración de la iglesia de Sant Martí i Sant feliu de Castellciutat, el conde Borrell donó el castillo y la iglesia de Sant Vicenç a la citada iglesia.
En 1099 pasó a manos del cenobio de Sant Serni de Tavèrnoles, aunque el castillo continuaba en poder del conde de Urgell.

A partir de este momento se produjeron muchos enfrentamientos entre los condes de Urgell, los señores de Castellbó, los condes de Foix y la diócesis de Urgell. Todo culminó con la signatura de los Pareajes de 1278 y 1288, en los que se acordó la destrucción del castillo. Sólo quedó en pie la iglesia que siguió en activo hasta el siglo XVII.

En 1852 el coronel Ulrich realiza un informe a instancias de la reina Isabel II de España en el que comenta que la iglesia de Sant Vicenç está abandonada.

Existen otras edificaciones mucho más sencillas con sillares mal tallados y levantadas con muros de piedra sin mortero y cubiertas de madera. Digna es de mención la construcción que se encuentra al norte de la iglesia, en donde se localiza un depósito para la fermentación de vino.”

Puede bajarse toda esta información sobre el románico en este folleto en formato pdf http://misviajess.files.wordpress.com/2010/05/viaje-andorra-080410.pdf

“2.7.1- Sant Vicenç d’Enclar

Es el edificio más importante de todo el conjunto. Se encontraba en ruinas y fue construido casi en su totalidad en 1979. No quedaba en pie más que parte de los muros y casi toda la torre. La mayoría de los materiales empleados en su reconstrucción fueron los originales del templo que se encontraban esparcidos por el suelo.

Se trata de una pequeña iglesia de nave única con ábside rectangular, con cubierta de armadura de madera y puerta abierta en el muro sur de la nave. En su interior, todo el perímetro de la nave está recorrido por un podium o banco de obra.

En uno de los muros de la nave se puede apreciar que parte de la obra fué realizada en opus spicatum. El campanario, de planta circular, se pensaba que era posterior a la iglesia, pero las excavaciones y los análisis arqueológicos han demostrado que pertenece a una misma campaña constructiva. Es anterior a los campanarios de Santa Coloma y de Sant Serni de Tavèrnoles. Considerado hasta ahora como una construcción del siglo X, unos recientes análisis de C14 llevados a cabo por el “Servei de Recerca Històrica del Patrimoni Cultural d’Andorra”, han confirmado que se trata de un edificio construido entre finales del siglo VI y principios del VIII. Hecho que lo convierte probablemente en el edificio religioso más antiguo de los conservados en Andorra. El campanario que hasta ahora, se había relacionado, como el de Santa Coloma, con los modelos italianos, parece ser que está más en contacto con modelos irlandeses continentales.”

Encontrada la información aquí donde puede leer más
http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/monumentos/116.htm

“2.8.- Sant Serni de Nagol

En los archivos Nacionales de Andorra se conserva el acta de consagración de la iglesia de Sant Serni de Nagol, fechada en 1055, realizada por el obispo Guillem Guifré de la Seu d’Urgell. El texto fué escrito por dos personajes llamados Isarnus y Bernardus.

Se trata de una pequeña iglesia de nave única rectangular con ábside semicircular, que presenta dos ventanas, y puerta y pórtico en el muro sur de la nave. La mayor parte del edificio se apoya directamente sobre la roca madre, sin cimentación. Su fábrica está realizada con un aparejo de sillares de dimensiones considerables y sin tallar, pero bien dispuestos. Sobre el hastial de los pies se levanta la espadaña para las campanas.

Son esencialmente interesentes las pinturas murales descubiertas en 1976 bajo la capa de enlucido. Se encuentran en el arco triunfal: figuras de santos sin identificar, ángeles adorando al Agnus Dei, un personaje (San Miguel), luchando con un dragón o serpiente y un arcángel vestido a la manera bizantina.

2.9.- San Miguel d’Engolasters

Pequeña iglesia de nave rectangular y ábside semicircular con arcuaciones lombardas. El campanario es de planta cuadrangular y de estilo lombardo. Se piensa que podría ser un modelo concebido antes de la construcción del templo, hecho que parece corroborado por la desproporción respecto a la iglesia, aunque esta desproporción podría tener su causa en el emplazamiento del templo cerca de una fuerte pendiente que domina el valle y la necesidad de hacer más alto el campanario para poder visualizar los del valle.

La construcción del edificio presenta una cronología dudosa, probablemente es de principios del siglo XII.

Las pinturas murales románicas que decoraban su ábside se conservan en el Museu Nacional d’Art de Catalunya, en Barcelona.

3. Otros edificios y construcciones de época románica

3.1. Sant Romà de Vila

La población aparece en la documentación escritoa por primera vez en 1176. Se conserva muy poco del edificio original: la base del ábside semiricular sobre la cual se encuentra el actual trapezoidal. En el Museu Nacional d’Art de Catalunya se conservan las tablas que componían el frontal y los laterales del altar.

3.2. Sant Romà d’Erts

El sitio de Erts aparece documentado en 1312, con el nombre de Herç. Del templo románico solos nos resta una parte del muro norte de la nave y del ábside, que están adosados a la ladera de la montaña en la que se encuentra la iglesia. Por lo poco que nos ha llegado, se podría datar de finales del siglo XI o principios del XII.

3.3. Puente de Sant Antoni de la Grella

No disponemos de ninguna notícia documental sobre el puente. Se trata de una típica construcción que se inscribe dentro de lo que podríamos denominar de “tradición medieval”, es decir que se construye a la manera establecida en aquella época, pero cuyas formas perduran a lo largo de los siglos, siendo muy difícil precisar el momento de su construcción. Es una sencilla construcción en albardilla, con un solo ojo de arco de medio punto rebajado, con las dovelas sin tallar. Casi con toda seguridad podemos afirmar que se trata de una construcción medieval, aunque sea muy difícil datar con exactitud su construcción.

3.4. Sant Cristòfol d’Anyós

Iglesia que conserva muy poco de sus paramentos originales. Ábside, arco triunfal y parte del muro norte. Construida sin cimientos, directamente sobre la roca madre. Conserva importantes pinturas góticas que representas la Santa Cena y barrocas en la que vemos el Juicio Final y una figura monumental de San Cristóbal.
Los restos de pintura mural románica que decoraban el ábside se encuentran en paradero desconocido (según el profesor Joan Sureda, en una colección particular de Madrid). Representan las figuras de San Pedro, la Virgen y San Pablo. Fueron realizadas por el Maestro de Santa Coloma, datadas en el tercer cuarto de siglo XII.

3.5. Sant Andreu d’Andorra la Vella

Sencillo templo de nave rectangular y ábside semicircular. Profundamente restaurada hace pocos años. No disponemos de ningún documento que demuestre su origen románico, aunque podría haber sido construida a finales del siglo XII.”

Información recopilada de http://www.viajes-vacaciones.com/iglesia-de-sant-andreu/

3.6. Sant Esteve d’Andorra la Vella

Sólo nos ha llegado el ábside y el campanario. El primero de ellos está decorado con arcuaciones lombardas. El piso superior del campanario y la antigua puerta de los pies del templo fueron construidas según sendos proyectos del arquitecto catalán Josep Puig i Cadafalch. Sus interesantes pinturas murales románicas de temática apocalíptica, se conservan actualmente enel Museu Nacional d’Art de Catalunya. Se deben a la mano del Maestro de Andorra, que las realizó en la segunda mitad del siglo XII.

3.7. Puente de la Margineda

Siempre se ha comentado que se trata del único puente de época románica que se conserva en Andorra. Como el de Sant Antoni de la Graella presenta estructura de alardilla, sobre un arco de medio punto rebajado con mucha potencia. El aparejo utilizado para su construcción es irregular, pero mejor realizado que en los demás puentes del Principado

3.8. Sant Julià i Sant Germà de Lòria

Poco se conserva en esta iglesia de épcoa románica. Lo mejor, el campanario de torre, de planta cuadrada y tres pisos de ventanas geminadas enmarcadas por arcuaciones lombardas. fechada su construcción a finales del siglo XI, la iglesia está documentada desde el siglos XI, cuando citada en la acta de consagración de la catedral de la Seu d’Urgell.

3.9. Sant Esteve de Juverri

Pequeño templo de planta rectangular y ábside semicircular casi totalmente enterrado en el montículo en el que se levanta. Aparejo poco trabajado. Su estado de conservación es muy deficiente. Su construcción se data a finales del siglo XI o principios del XII.

3.10. Sant Martí de Nagol

Iglesia documentada desde el año 1048 cuando un tal Miró donó sus posesiones a la catedral de Santa María de la Seu d’Urgell. Presenta una sencilla planta de nave única rectangular y ábside semicircular. Todo el lado norte del templo se encuentra adosado a la peña en la que se levanta el edificio. Curiosamente la orientación del templo está invertida, es decir, el ábside se encuentra hacia el oeste del templo. Casi totalmente reconstruida a partir de 1981. Sólo se conservaba la parte baja de los muros”

Como ven, hay muchísimas Iglesias y monumentos románicos en Andorra, de los que pueden disfrutar sobre todo en la época primaveral y estival, en nuestro país. Esperamos que aprovechen el buen tiempo y vengan a visitarnos. Más info aqui http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/obras/18916.htm